¿Para qué sirven los cristales?

¡Hola a todos! Hoy quería hablaros sobre los cristales o piedras utilizados para nuestro bienestar ya que poseen múltiples beneficios.

La forma correcta de llamarlos sería cristales, pero como hasta hace poquito no estaba familiarizada con ellos, siempre las he llamado piedras, que sería la forma no técnica de definirlos.

Los cristales entraron en mi vida hace aproximadamente dos meses por un amigo de Beli. Un día llego a casa con una colección de piedras muy bonitas y me empezó a contar como funcionaban, para qué servían y qué beneficios aportaban.

Me pareció muy interesante, siempre me ha llamado mucho la atención todo lo que tenga que ver con energía, así que esa misma semana fui a comprarme dos piedras, una escolecita que aporta paz interior, relajación y tranquilidad, y una pinolita, para equilibrar cuerpo, mente y alma. Las llevo conmigo a todas partes en los bolsillos del pantalón, así que ya se han convertido en parte de mí.

También llevo dos cuarzos rosas de colgante porque hace un par de años me dijeron que me vendrían bien para conectar con mi niña interior, ya que la tenía un poco desatendida. Así que este verano me compré uno, y dos semanas después de comprarme las piedras, encontré otro más potente ¡más vale tarde que nunca!

Y por “casualidades” de la vida, la semana pasada me regalaron una guía increíble sobre cristales. La guía se llama cristales: guía moderna de la sanación mediante cristales, de Yulia Van Doren, ¡y la recomiendo sin duda! Explica muy bien las bases para que entiendas qué son, en qué consisten y como funcionan, y aporta una guía de 50 minerales que en opinión de la autora poseen la magia más poderosa de nuestros tiempos.

Pero, ¿Qué son los cristales?

Los cristales son minerales con una estructura cristalizada visible que se forman debajo de la tierra por patrones de átomos tridimensionales. La variedad de cristales es increíble, aunque se dividen en 6 únicas categorías llamadas <<sistemas cristalinos>>.

Solemos referirnos a ellos como piedras cuando los bordes ásperos de los cristales han sido pulidos mecánicamente.

Los cristales llevan utilizándose desde hace siglos, ya que tienen una vibración muy alta y memoria sobre los patrones y energía de la tierra. Han sido mencionados en textos tan antiguos como La Biblia o El Corán.

Uso

Los cristales tienen múltiples usos para alcanzar beneficios en todos los aspectos de nuestra vida. Te cuento alguno de ellos a continuación:

Muchas personas decoran su casa con cristales y la convierten en un santuario lleno de magia. Dependiendo qué necesites, se recomiendan más unos cristales que otros. Hay cristales específicos para dormir mejor (ágata, amatista, celestita…), para tener fuerza de voluntad y comer sano (apatita, heliotropo cornalina…), para comunicarte mejor (apofilita, calcita, rosa del desierto…), para la salud y el cuidado personal (ágata, amazonita, calcita…), etc. Al final, cada uno tenemos nuestras necesidades y tendremos que elegir los que mejor casen con ellas. Y si no sabes dónde ponerlos, puedes colocarlos en sitios donde pondrías una vela o una planta.

En el trabajo habrá cristales que te ayudarán con la concentración y la productividad (ágata, citrino, pirita…), con la comunicación (amazonita, apofilita, celestita…), con la creatividad y la inspiración (amatista, ametrino, aragonita…) o con la suerte (citrino, esmeralda, jade…). Puedes ponerlos en tu lugar de trabajo donde tu intuición te guie.

Los cristales también son utilizados para nuestra propia sanación ya que nos recargan y llenan de energía. Se utilizan según los chakras poniéndolos en puntos específicos del cuerpo. Esta sanación tiene mil maneras de manifestarse. Puedes sentir electricidad o una paz mental enorme, puedes reír o llorar, o puede que directamente no sientas nada. Si no sientes nada, prueba a cambiarlos de sitio o elegir otros cristales. Dicen que si te colocas uno en una parte del cuerpo y se cae, no era su lugar. Puedes utilizar un cristal o 10 a la vez, depende de cada persona, de sus necesidades y de su intuición.

Como puedes ver, los cristales tienen múltiples funcionalidades y tienes cientos y cientos de variedades para elegir. Solo tienes que encontrar los tuyos.

Elección de cristales

Normalmente recomiendan que los mires y elijas el que más te atraiga, aquel con el que sientes mayor atracción. Cuando fui a comprar los míos fui directa al grano, ya que estaba pasando por un momento donde sentía mucha mala vibra y estaba muy irascible, así que verdaderamente necesitaba paz interior y reconectar.

Cuidado y mantenimiento

El cuidado y el mantenimiento de los cristales es una parte muy importante, ya que hay que limpiarlos y recargar su energía. En primer lugar, nada más comprártelos, porque no sabes en que manos han estado y es conveniente limpiarlos de energía externa que no conoces. Y por otro lado, cada cierto tiempo para recargarlos.

El proceso de limpieza y recarga puede ser tan sencillo o complejo como sientas. Se puede utilizar agua, luz del sol, luz de luna, tu propia respiración con una intención clara, con humo, música, tierra o sal.

Personalmente…

Yo suelo llevar los cristales encima como comentaba al principio. Me gusta tenerlos en el bolsillo del pantalón o de la chaqueta, y dependiendo de mi día utilizo uno, dos o ninguno. Y ahora que me mudo y tendré mi casa definitiva, creo que pondré algunos :D.

Con la guía me regalaron dos piedras preciosas, y estoy deseando descubrir sus beneficios para empezar a usarlas.

En cuanto al cuidado y mantenimiento, suelo limpiarlos todos los meses con agua con sal (durante unos segundos para que la sal no dañe el mineral) y dependiendo si es de sol o de  luna, los dejos una mañana al sol o una noche entera a la luz de la luna llena.

Y tú, ¿Crees en la magia de los cristales? 😉

Escribe un comentario