TIPS PARA CONSEGUIR TUS OBJETIVOS

¡Hola otra vez!

Quedan menos de dos semanas para que empiece el 2019 y ¡estamos en la recta final de definición de objetivos!

Como todos los años, la mayoría de nosotros nos proponemos objetivos o metas para empezar el año pero… ¿Cuántas veces los cumplimos?

Personalmente, ¡los he cumplido bastante poco a lo largo de mi vida! Así que te quiero dar algunos tips para poder cumplir tus objetivos sin quedarte en el intento 😉 

 

 

1.  Establece el número de objetivos

A veces nos dejamos llevar por la emoción o motivación de empezar un nuevo año y nos ponemos una lista interminable de objetivos: <<Hacer más ejercicio>>, <<viajar más>>, <<dejar de fumar>>, <<comer mejor>>, <<salir más con los amigos>>, <<aprender algo nuevo>>, <<empezar a leer>>…

Y nos descubrimos en febrero sin haber hecho prácticamente nada, perdiendo la ilusión, las ganas por cumplir nuestras metas y tirando la toalla en la mayoría.

¿Te suena?

Centrarte en 2 o 3 objetivos (como máximo) te ayudará a estar más enfocado, a medirte mejor y a mantener tu motivación.

 

2. Pon tus objetivos en positivo

Muchas veces nuestros objetivos tienen que ver con incorporar nuevos hábitos o eliminar aquellos que nos están perjudicando.

Cuando quieras eliminar un hábito, es importante que lo pongas en positivo. Por ejemplo, si quieres dejar de fumar, en vez de ponerte como objetivo <<quiero dejar de fumar>>, puedes cambiarlo por <<quiero cuidarme>>, <<quiero ser más saludable>>, <<quiero quererme mejor>>… O si quieres dejar de procrastinar, puedes cambiarlo por <<quiero ser más eficiente>>, <<quiero ser más productivo>>, <<quiero tener más tiempo>>… como a ti te suene mejor pero que sea en positivo  +.

 

3. Pregúntate para qué

Pregúntate “para qué” quieres conseguir tu objetivo. Normalmente, solemos recurrir al “por qué” de las cosas y esto puede estancarnos.

El por qué suele llevarnos al pasado, a un montón de razones por las cuales queremos conseguir algo, y probablemente a un motón de justificaciones y excusas. Sin embargo, el para qué te lleva al futuro, a lo que quieres conseguir, al beneficio final.

Por ejemplo, si sientes resentimiento hacia una persona y te pregunto por qué, probablemente me contestes con un montón de razones, hechos y juicios por los cuales te sientes así (porque es un maleducado, porque me contestó mal, porque me mintió, porque ha hecho…). Pero si te pregunto para qué sientes resentimiento hacia esa persona, quizás te des cuenta de que no hay ninguna finalidad detrás y que te estás perjudicando a ti mismo.

Preguntarnos el “para qué” de nuestros objetivos nos ayudará a conectar con el beneficio final y motivarnos más con nuestras metas.

 

4. Especifica

Es muy importante que seas específico con tus objetivos. Que tengas muy claro que es exactamente lo que quieres conseguir. Por ejemplo, si tu objetivo es ponerte en forma, especifica que quieres lograr exactamente. Perder 3 kilos, tonificar mi cuerpo, alimentarme mejor, no fumar…

Y por otro lado, especifica como lo vas a hacer, por ejemplo, corriendo dos veces por semana, comiendo más frutas y verduras, bebiendo más agua, contratando a un entrenador…

Especifica todo lo que puedas qué quieres conseguir y cómo lo vas a hacer. Los pequeños pasos a seguir y las pequeñas acciones son las que te van a llevar a tu objetivo final. Si no, podrás perderte muy fácilmente en el camino.

 

5. Dos posibles resultados

Márcate dos posibles resultados, uno aceptable y otro óptimo. Por ejemplo, si quieres viajar más, un resultado aceptable podría ser viajar 2 o 3 veces dentro de tu propio país, y un resultado óptimo podría ser viajar al extranjero. Si quieres perder algunos kilos, un resultado aceptable podría ser bajar 3 kilos, y un resultado óptimo bajar 5 kilos.

 

6. Localiza tus excusas

Cada uno de nosotros tenemos una lista preciosa de excusas para cuando no nos apetece hacer algo. <<No tengo tiempo>>, <<llego cansada del trabajo>>, <<mañana empiezo>>, << mejor hago esto otro>>, <<no tengo dinero>>, <<soy así y no puedo cambiar>>… localiza las tuyas y escríbelas en un papel.  A tú yo del futuro le será más fácil luchar contra ellas si están bien definidas y puestas por escrito.

 

7. Escribe un plan de acción

Escribe. Es muy importante que lo escribas todo, a mano si puede ser. Escribe tus objetivos específicos, escribe qué acciones vas a realizar, en que fechas y como sabrás que has conseguido tu objetivo. Somos muy propensos a procrastinar y pensar que el año es muy largo y que nos queda mucho por delante, pero de repente llegamos a diciembre y nos damos cuenta de que un año pasa volando.

 

OBJETIVOS

ACCIONES

CÓMO LO HARÉ

FECHAS

COMO SABRÉ QUE LO HE CONSEGUIDO

 

8. Localiza aquello que te motiva y llena de energía.

¿Qué te motiva?, ¿Qué te llena de energía? Localiza aquello que te da fuerzas para poder recurrir a ello cuando estés un poco menos motivado 🙂

 

 

Espero que te haya servido de ayuda, y si te ha gustado ¡comparte! 😀

 

¡Feliz semana!

Escribe un comentario